Desde los comienzos de la humanidad hemos sabido que los hombres no se destacan por sus dotes en la conversación, especialmente cuando se les compara con las mujeres. Las niñas, además de empezar a hablar antes que los niños, a la edad de tres años tienen el doble de vocabulario que un niño de la misma edad y las palabras que pronuncian son 100 % comprensibles.

kagcw flores Susana Wise

Para los hombres, el habla no es una habilidad específica de su cerebro, ya que sólo utilizan el hemisferio izquierdo y en las investigaciones no se ha encontrado una zona especializada. Allan y Barbara Peace nos hablan sobre estudios llevados a cabo con personas que mostraban daños en el hemisferio cerebral izquierdo demostraron que la mayoría de los desórdenes en el habla ocurrían en los hombres que tenían dañado el hemisferio izquierdo en la parte posterior, mientras que en el caso de las mujeres, estas solían manifestar daños en el hemisferio izquierdo en la parte frontal. Cuando un hombre está hablando, los escáners de IRM muestran que se activa la totalidad de su hemisferio cerebral izquierdo que busca una zona localizada del habla, pero que no la encuentra. Por consiguiente, no muestran demasiadas cualidades lingüísticas.

Los hombres tienen una tendencia a decir las cosas entre dientes y a no vocalizar. Suelen utilizar muletillas como “um”, “ah”, “entonces” durante el transcurso de una conversación y también son propensos a hablar de manera más descuidada.

Cuando los hombres se juntan para ver un partido de fútbol por la televisión, se limitan a ver la televisión, y su única conversación es para que le pasen algo de comer o de tomar; pero si un grupo de mujeres se reúnen para ver un programa, ese propósito inicial suele ser una excusa para hablar, por eso cuanto más ligero sea un programa, mejor.

Cuando de adolescentes se trata, hay mucha diferencia entre la explicación que da una muchacha sobre la fiesta a la que asistió a la que daría el joven ante la misma explicación. Esta fácilmente relatará sobre los detalles que habían, la ropa que la gente llevaba puesta, la actitud de algunos… sin embargo, si es el varón, este se limitará a decir: ¡Bastante buena!

El día de San Valentín, las floristerías cuelgan el mensaje “dígaselo con flores” porque saben que los hombres tienen dificultades para expresar sus sentimientos con palabras. Comprar una tarjeta de felicitación no es el problema para un hombre, lo que sí resulta difícil es qué decir.

Podemos observar que dos amigos se pueden reunir a pescar y pasar horas separados,  sin emitir palabras, sin significar que la están pasando mal o que están aburridos, simplemente significa que no necesitan expresarse con palabras. ¿Y en las mujeres?, definitivamente sería una señal de que algo anda mal.

Los hombres sólo rompen las distancias y se vuelven habladores cuando dejan libre el área de la comunicación en su celebro gracias al alcohol.