“Fui abusada por un tío de mi madre desde los 5 hasta los 8 años de edad, justo después de la partida de mi madre a Estados Unidos. Cuando me atreví a confesarlo, mi abuela no me creyó y me llamó puta. Mi madre se fue a Estados Unidos ilegalmente y pasaron 5 años antes de volver a verla.

Mi madre también había sido violada cuando niña por el mismo tío. Cuando llegué a Estados Unidos, ya con 11 años, busqué amor y atención a través del sexo.

Salí embarazada a los 14 años.

Mi vida emocional es un desastre, me deprimo mucho, mi salud física no es buena y no tengo suerte con los hombres.”