“No olvides que el tener la razón no da derecho a ofender o maltratar al que se equivocó”.

inteligencia emocional

Diversos estudios de largo plazo muestran que el coeficiente intelectual apenas representa un 20% de los factores determinantes del éxito de un ser humano. El 80% restante depende diversas variables:

• Clase social
• Suerte
• Inteligencia emocional (más que todo).

 

Ciertas factores son importantes:

• La capacidad de motivarse a sí mismo
• La capacidad de perseverar en la realización de un proyecto a pesar de las frustraciones.
• La capacidad de controlar los impulsos
• La capacidad de diferir las gratificaciones
• La capacidad de regular los propios estados de ánimo
• La capacidad de controlar la angustia
• La capacidad de empatizar y confiar en los demás.

Quienes lograr adaptarse y relacionarse adecuadamente con los demás tienen grandes ventajas a la hora de lograr metas y vivir satisfactoriamente en todos los ámbitos de sus vidas.

Si bien es cierto que en toda persona coexisten los dos tipos de inteligencia (cognitiva y emocional), es evidente que la inteligencia emocional aporta, con mucha diferencia, la clase de cualidades que más nos ayudan a convertirnos en auténticos seres humanos.

Goleman, en quien están basados todos los conceptos aquí emitidos nos habla de ciertas habilidades imprescindibles para lograr la tan deseada inteligencia emocional:

• Autocontrol o dominio de sí mismo.
• Entusiasmo, la aptitud maestra para la vida.
• Empatía, ponerse en zapatos ajenos.