Muchas veces no hay coherencia entre la edad que tenemos, cronológicamente, y la madurez que exhibimos.

madurez mental

Existen tres aspectos a tomar en cuenta a la hora de desarrollar la Madurez Interior:

  • El Ético, que tiene que ver con la disponibilidad, la apertura, el gozo, el esfuerzo, por evitarles el sufrimiento a otros, cualquier tipo de sufrimiento, dolerle el otro, no hacer daño ni ser indiferente al dolor ajeno.
  • El Psicomental en donde se desarrollan los afectos más sanos como el amor, la empatía, la bondad, el altruismo, la compasión, la alegría compartida, la ecuanimidad, la comprensión, el desapego y otros.
  • El de la sabiduría. A través del desarrollo de la sabiduría logramos tener una percepción más profunda, menos superficial de los acontecimientos, de las decisiones, de las acciones tanto nuestras como de otros, permitiéndonos proceder con responsabilidad y sabiduría en nuestro beneficio y el de los demás.

El desarrollar la madurez emocional es un esfuerzo que requiere mucha sinceridad con uno mismo, ya que se deben superar muchos autoengaños y encarar nuestras sombras, a veces dolorosas, pero necesarias para sanar.

La madurez emocional nos da de frente con esas energías positivas, nada que ver con ese afán de triunfar porque los demás nos vean triunfar, de poseer, de acumular o dominar, sino que el triunfo, el éxito viene acompañado de ese deseo de cooperar, de aportar valor a la vida de otros, a través de diferentes canales.