Hay unas señales de alarma que nos indican claramente cuando una relación no está basada en el amor que nutre sino en algo enfermizo, patológico. Y estas son:

  • Estado de tristeza. Cuando la mayor parte del tiempo tu relación te hace sentir con ese estado de tristeza, de poco entusiasmo, de frustración.
  • Cuando la relación se ha convertido en un campo de reclamos y críticas.

Señales de alarma en una relación

Negar esas señales hace que el conflicto crezca y, con él, el sufrimiento, irrumpiendo en angustia, y estrés. En este tipo de relación hay una dependencia que genera episodios de manipulación, que puede darse a través de la culpa, el sarcasmo, la burla, los celos, las mentiras, la fantasía, etc. Lamentablemente aquí no hay ganadores, sino perdedores en todos los ámbitos de nuestra vida.

Daniel Goleman, psiquiatra estadounidense, padre de la Inteligencia Emocional afirma: “Las relaciones no solo moldean nuestra experiencia, sino también nuestra biología, de modo que las relaciones nutritivas tienen un impacto benéfico sobre la salud, mientras que las tóxicas pueden actuar como un veneno lento en nuestro cuerpo”.

Antes de comprometerse con una relación sana, hay que comprometerse con uno mismo para modificar actitudes negativas. Antes de buscar culpable en el otro, hay que entender que el otro no es quien nos hiere, este es simplemente el dedo que toca la llaga.