Tú eres el artista de tu propia vida. Yo soy la artista de la mía. Juntos, cocreamos el mundo. Reflejamos a través de nuestros actos todo lo que hemos pensado y sentido, pero, de manera inconsciente, a través de los hábitos de pensamientos y sentimientos que hemos establecido a lo largo de nuestra vida.