Cuando un niño presenta algún tipo de síntoma de manera reiterativa, o una enfermedad que llama la atención, habría que preguntarse qué está pasando con mamá o con papá o con ambos.

El niño solo está presentando lo que su madre está o ha estado viviendo, emocionalmente.