En los últimos días todos hemos sido, de otra manera, partícipes de este gran circo de la política. Una política que es parte de nuestra idiosincrasia, en conde no faltan los vampiros emocionales, en donde hay de todo y para todos. Un circo en donde existen vampiros dispuestos a manipular nuestros sentimientos, nuestras emociones y así influir en nuestras decisiones.

hafds3 circo Susana Wise

Vampiros que sin importarles el pueblo tienen una sola misión: lavarnos el cerebro para lograr sus propósitos individuales, envolvernos en sus bajezas, para, a costa de nuestro trabajo, de nuestro sudor, de nuestro dolor, hacerse cada vez más ricos, más poderosos, cada vez más expertos vampiros. Son hijos de la noche, de las tinieblas, a espera de una víctima para chuparle la sangre.

Y es que hay vampiros antisociales, histriónicos, narcisistas, obsesivos-compulsivos, paranoicos, cuyo alimento es el dolor ajeno, la impotencia y la ignorancia de un pueblo cuya mente ha sido condicionada a pensar con el estómago, un pueblo sufrido, cuyos integrantes hemos sido manejados como títeres de los caprichos de unos cuantos chupa sangre. Caprichos que todos, de una u otra manera, hemos contribuido para su realización.

Pero hasta cuando seguiremos participando de esta triste comedia, de este vergonzoso panorama, un panorama lleno de ilusiones nunca realizadas, esperanzas convertidas en frustraciones, ideales que se alejan cada vez más del bienestar humano. Hasta cuando seguiremos llorando como niños y niñas lo que no nos atrevemos a defender como hombres y mujeres. Nos hemos dejado envolver por el monstruo de la maldad, la envidia, el egoísmo, deseos de venganza, individualismo, trivialidad, es que es más fácil ver pasar la vida que enfrentarla y retarla.

Pero es que no somos merecedores de algo más digno? Es que no somos merecedores de un acto menos bochornoso y vergonzoso? Es que no somos capaces de vivir como seres humanos, con dignidad y respeto?

Hasta cuando seremos apoyo para los protagonistas de este gran circo, de este gran carnaval, de este inmenso teatro?