La meditación es el camino para aquietar y silenciar las maquinaciones de nuestra mente que anda saltando de pensamiento en pensamiento, como un mono lo hace saltando de rama en rama. Meditar es restaurar el estado de nuestra verdadera naturaleza interior para vivir en armonía. Esta práctica proporciona, entre otras cosas, beneficios cognitivos y psicológicos que persisten durante el día.