Al hablar de promesas, vemos como todos, de una u otra manera, hemos utilizado este recurso tanto para nuestra propia persona como para con otros, sin embargo, en muchos casos se nos hace difícil cumplir, o simplemente se convierte en una rutina, de tal modo que no hay mucha diferencia realizar lo prometido o no.

9yfiue promesas Susana Wise

 Hoy voy a citar a Cristian Larson con una oración que deberíamos llevarla en nuestra cartera, pegarla en nuestro baño, o en la puerta de nuestra habitación, o en la oficina, y rezarla diariamente, para que nuestro inconsciente vaya asimilando estas palabras y podamos vivir acorde al mensaje de las mismas.

Hoy hago promesa:

De ser tan fuerte, que nada ni nadie pueda perturbar la paz de mi espíritu.

De hablar de salud, progreso y felicidad a todos los que encuentre.

De hacer sentir a mis amigos  que hay algo grande en ellos.

De ver todo por el lado noble y hermoso, haciendo que mi optimismo sea sincero.

De pensar sólo en lo mejor y esperar sólo lo mejor.

De tener tanto entusiasmo por el éxito de los demás como por el mío propio.

De olvidar los errores del pasado y luchar por las grandes realizaciones del porvenir.

De llevar todo el tiempo un semblante alegre y tener una sonrisa para todos.

De emplear tanto tiempo en mi mejoramiento que no tenga lugar para criticar a los demás.

De ser tan grande para la pena, tan noble para la cólera, tan fuerte para el miedo, que mi felicidad no tema la presencia del dolor.