Cuando hablamos de personalidad nos estamos refiriendo a esos rasgos o características propias, únicas, constantes que os hace irrepetibles. Es ese sello particular que nos diferencia de los demás.

Pero en la mayoría de los casos vemos qué difícil se nos hace comprender quines somos realmente. Y esta dificultad estriba justamente en que estamos demasiado lejos de nosotros, fijos en sueños e ilusiones, en ideas irracionales que no nos permiten descubrirnos.

iudy3 personalidad Susana Wise

 

Dentro de mi práctica profesional, utilizo, siempre y cuando el caso lo amerite, el Eneagrama, una especie de radiografía en la que la persona se va relacionando y percibiendo quien realmente es, pues creo que comprender nuestra personalidad nos permite romper con los patrones repetitivos de nuestro pasado. Lo que realmente hace difícil romper con esos patrones es el no estar conscientes de ellos, no conocerlos.

Por tanto, necesitamos encontrar una forma de hacernos concientes, de despertar de ese letargo, esos viejos hábitos que nos alejan de todo ese potencial que utilizamos cuando vivimos el presente.

La personalidad, por lo general, esconde más de lo que revela. Pero el descubrirla no es en sí mismo un gran logro. El ogro está en aprender a distinguir entre nuestro Yo Interior y nuestra Personalidad, y esto sólo se consigue cultivando una espiritualidad que nos permita observarnos en la vida diaria tal y como somos, independientemente de lo que descubramos.

La transformación no se consigue si no tenemos la fuerza de voluntad para ver la dinámica de nuestra propia personalidad momento a momento y tratar de irnos quitando esas máscaras que han mantenido oculta nuestra verdadera esencia. Con el simple hecho de conocer a qué tipo pertenecemos no logramos lo que realmente se busca al comenzar este trabajo, pero nos abre las puertas y nos comienza a revelar las diferentes facetas –aceptación, amor, autenticidad, perdón, compasión, coraje, alegría, fortaleza y presencia- así como muchas otras manifestaciones del espíritu humano.