A medida que vamos profundizando en esta práctica, ese pensamiento rumiativo que solemos tener de manera recurrente, se va diluyendo y eliminando de nuestras vidas, desarrollando la habilidad de centrar y mantener la atención en un objeto elegido, ya sea éste la respiración, el estado mental o las sensaciones corporales.